Altavista: una experiencia mágica para cargar energías

El pasado 20 de junio ocurrió el fenómeno astronómico llamado “solsticio de verano”, una maravilla del Universo que estudiaron las antiguas civilizaciones y que dejaron huella del paso del sol en los vestigios que hoy conocemos.

Uno de estos lugares es Altavista, ubicado en el municipio de Chalchihuites, a unas dos horas de la capital de Zacatecas y a unos minutos del Pueblo Mágico de Sombrerete (del que hablaremos en otra ocasión).

¿Y qué tiene de especial? Pues que en este lugar se observan las puestas y salidas solares y lunares más deslumbrantes de México, debido a que en este punto el sol alcanza su máximo punto sobre el eje terrestre e inicia su retorno hacia el sur. Porque además este asentamiento se ubica muy cerca del Trópico de Cáncer, lo que favorece la observación de este tipo de eventos que te llenan de energía.

Es un fenómeno arqueoastronómico que ha atraído a cada vez más turistas de todas partes del mundo por la magia que encierra en esta fecha tan importante para las antiguas civilizaciones como la cultura Chalchihuites, que se extendió entre los años 200 y 1100, periodo en el que se estima que fue fundado Altavista, un centro ceremonial datado entre los años 450 al 470, aunque su esplendor se registra entre los años 700 y 750.

Parte de los descubrimientos sobre esta zona arqueológica indican que el centro ceremonial fue construido por la rama súchil de la cultura Chalchihuites, un grupo que además de poseer estructura política y social, desarrollaron escritura jeroglífica, ciudades urbanizadas y centros ceremoniales, además de que poseían grandes conocimientos en números y astronomía.

Peeeeero aquí viene lo misterioso, porque Altavista fue construida sobre una triangulación que abarca desde el Cerro del Picacho, el Cerro del Chapín y la Colina del Pedregoso, en un punto que permite observar el desplazamiento anual del sol y anticipar los cambios en las estaciones, por su importancia en el ciclo agrícola.

El fenómeno más importante que se observa en este sitio es el Solsticio de Verano, donde el sol alcanza su punto más alto al mediodía sobre el Trópico de Cáncer, y ocurre únicamente entre el 20 y 21 de junio, por lo que es muy probable que su desarrollo se deba a sacerdotes y astrónomos teotihuacanos interesados en localizar en el norte de Mesoamérica el “lugar donde el sol inicia su retorno al sur”.

Su descubrimiento es relativamente reciente, apenas en el año 1908 por el arqueólogo Manuel Gamea, pero hasta en 1970 comenzaron las excavaciones por el arqueólogo estadounidense J. Charles Kelly para un análisis profundo del lugar. Desde entonces se han desarrollado diversas teorías sobre la importancia de este sitio, pero la más relevante es que se trataba de un área de transición entre las culturas antiguas de México y el suroeste americano. Una idea que los arqueólogos han mantenido por años.

Con el correr del tiempo y el continuo replanteamiento de hipótesis, la arqueología ha identificado en la región de Chalchihuites ciertos elementos semejantes con las culturas pueblos: principalmente teselas de turquesa, quizá procedente del territorio de Nuevo México, materiales constructivos y formas arquitectónicas que son reminiscentes a las de esa región.

El centro ceremonial está orientado de acuerdo con los cuatro puntos cardinales, aunque en lugar de alinear los lados de los edificios con el movimiento del sol, lo hicieron con las esquinas.

Su cerámica es similar a la cerámica al fresco de Teotihuacán y las características arquitectónicas también son semejantes: un centro ceremonial para albergar a grandes cantidades de gente; patios rodeados de banquetas y cuartos, así como almenas para decorar los remates de muros, el uso de capas de enjarre parecido al concreto teotihuacano y muros en talud.

Por toooooodo esto, la zona arqueológica de Altavista ha permitido desarrollar un nuevo producto turístico: el Festival del Solsticio de Verano, que se busca realizar entre el 20 y 21 de junio para vivir esta experiencia.

En su primer año, el 2019, este festival atrajo a más de 100 visitantes que quedaron deslumbrados por la magia que encierra este sitio y aprendieron más de esta cultura gracias a las pláticas ofrecidas en conjunto con la Secretaría de Turismo de Zacatecas (SECTURZ).

Lamentablemente debido a la contingencia por el COVID-19 este año no pudo realizarse el festival, aunque continúa la difusión de manera virtual para seguir maravillando con esta experiencia de Zacatecas deslumbrante y que Chalchihuites pueda consolidarse como uno de los lugares turísticos que albergan un sitio arqueológico de la talla de Chichén Itzá, con la invitación a que acudan cada vez más visitantes #CuandoTodosEstemosBien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.