Empleos, en rojo

Según datos del IMSS, desde que inició la pandemia por el bicho del COVID-19 se han perdido 1 millón 30 mil 366 empleos formales. Tan solo en el mes de mayo la pérdida fue de 344 mil 526 empleos, lo que significa que la mayor afectación se registró durante el mes de abril, el mes más duro para todos los sectores de la economía, pero principalmente la industria.

Ojalá que la solución para evitar esta caída fuera “no perder empleos”, pero va más allá de un “detente, desempleo” con decálogos de salud espiritual que no alimentan la panza ni satisfacen las necesidades básicas que sí miden los organismos internacionales y nacionales (y que inciden en el bienestar de las personas).

Difícil reactivar la economía cuando se enfrenta una pandemia en un país con sendas desigualdades, cada uno con semáforos de riesgos diferentes, y gobiernos que de una u otra forma intentan resistir a los efectos económicos que tanto están afectando. Un respiro de la federación no vendría mal. Para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.