La dieta Keto y su “éxito”

Hackeando el metabolismo del cuerpo humano

Por: Roxana Herrera

¿Se imaginan una dieta en la que se pueda consumir carnitas, pollo rostizado, birria, carnes frías… grasita, y aún así bajar de peso? ¡Sería como un sueño! Ya que nuestro cuerpo estaría consumiendo grasa y quemando grasa al mismo tiempo.

¿Existe? ¡Por supuesto! Pero cuando todo parece bello para ser cierto, es porque también cobra factura a quienes la realizan de forma irresponsable.

La cuarentena por la pandemia del COVID-19 ya dejó en claro que para la mayoría de las personas el sedentarismo es sinónimo de consumo calórico. Ya sea por ocio, ansiedad o ¨gula”, ahora ya nos dimos cuenta que esos kilitos reservados para subirlos en diciembre (aún no acabamos de bajar los del año pasado) ya se acumularon y buscamos desesperadamente una dieta que nos dé resultados instantáneos.

Habrán escuchado de la dieta Keto, el tipo de dietas que pudieran ser un bien momentáneo, sin embargo, una vez más, nuestra recomendación es que antes de considerar empezar con un régimen alimenticio, te acerques a un nutriólogo para que te asesore sobre un plan alimentico de acuerdo a tu estilo de vida y te acompañe durante este proceso.

Últimamente la dieta Keto o Cetogénica se ha puesto de moda sobre todo después de que algunas personas famosas las han mencionado. Y es que estas dietas “dicen” que ayudan a perder peso de manera “rápida”,pero tal vez tú al igual que otros no sepan cómo son, en qué consisten, si son seguras, si son buenas o no para la salud… Veamos de qué se trata esta versión.

Origen de la dieta Keto y propósitos

Keto procede de la palabra ketogenic en inglés, y en español es conocida como dieta cetogénica. Fue descubierta en 1921 por el endocrinólogo Henry Rawle Geyelin.

La dieta keto consiste en la ingesta de más alimentos ricos en proteínas y grasas y la restricción de carbohidratos con el objetivo de generar una cetosis en el organismo, es decir, un exceso de cetonas en la sangre, una situación similar a la que produce el ayuno.

Y es que este tipo de dietas sin un adecuado acompañamiento médico podrían causar daños considerables en la salud,ya que se busca alterar el metabolismo natural del cuerpo para provocar un estado llamado cetosis.

El cuerpo humano normalmente depende de los carbohidratos para la obtención de energía rápida, pero en la cetosis el cuerpo cambia su enfoque primario a la quema de las grasas.

Los nutricionistas advierten que la dieta es difícil de seguir y que no incluye suficientes verduras y frutas ricas en nutrientes, por lo cual podrías tener algunos daños adversos como:

  • Gripa “keto”
  • Pérdida o ganancia de peso
  • Irritabilidad, nerviosismo, somnolencia
  • Náuseas, vómitos, diarreas, estreñimiento
  • Dolor abdominal
  • Aumento del colesterol y triglicéridos

¿Cómo se hace una dieta Keto?

Consiste en una reducción drástica de carbohidratos para alcanzar el estado de cetosis. El régimen limita los carbohidratos diarios a un 2% al 5% de las calorías totales, cuando una dieta tradicional sugiere que el consumo sea de 45% al 65%

Alimentos permitidos y prohibidos

La siguiente tabla muestra una lista de alimentos permitidos y prohibidos en la dieta keto o cetogénica:

Recuerda: una dieta cetogénica debe ser prescrita por un profesional nutricionista, pues requiere un seguimiento de control para prevenir problemas como caída de la glucemia y aumento del colesterol.

Ventajas de la dieta Keto

Cuando se pasa a una dieta cetogénica, las personas pierden peso muy rápido, pero en realidad no se debe a que estén perdiendo peso físico. Por lo general se debe a que los carbohidratos contienen más agua, así que están perdiendo peso de agua.

Hay investigaciones que señalan que estas dietas no solo reducen el peso, sino que parecen mejorar la memoria y la esperanza de vida.

Promueven: energía constante, mayor enfoque mental, control del apetito, pérdida de peso, control de glucemia y corrección de diabetes de tipo 2, mejoras en los marcadores de salud, incluyendo el perfil de colesterol (HDL y triglicéridos), los niveles de insulina y la presión arterial.

También hay un aumento de la resistencia física, ya que la provisión de carbohidratos almacenados (glucógeno) solo dura unas horas durante ejercicio intenso, o incluso menos. Pero los depósitos de grasa contienen suficiente energía como para durar fácilmente semanas o incluso meses.

Existe incluso especulación, basada en ciencia, de que una dieta cetogénica podría aumentar la longevidad y ayudar a tratar o reducir el riesgo de padecer cáncer.

A pesar de las pruebas realizadas, es imposible asegurar que la dieta cetogénica sea recomendable, especialmente por la agresividad para nuestro cuerpo y la dificultad de mantener el hábito.

Peligros y desventajas de la dieta Keto

Dada su complejidad en humanos, se necesitan ensayos clínicos bien controlados para ver cómo afecta a las personas a largo plazo. No hablamos solo de perder peso o de obtener beneficios adicionales a corto plazo, sino de preservar nuestra salud.

Uno de los peligros más comunes de la dieta cetogénica es la dislipidemia, aumento del colesterol y de los triglicéridos. Otro de los efectos adversos es que provoca trastornos gastrointestinales como estreñimiento y reflujo, porque el organismo no es capaz de absorber toda la grasa consumida. Los cólicos abdominales y la diarrea son frecuentes.

Es importante tener en cuenta que si el cuerpo detecta que no tiene glucosa (es decir azúcar) en la sangre, algo indispensable para que funcione el cerebro, los músculos y el resto del organismo, el cuerpo comienza a realizar el proceso para adquirirlo de donde le sea posible, afectando de este modo a los músculos e incluso al corazón.

Otros inconvenientes de la dieta Keto es que provoca cansancio, debilidad muscular, sensación de mareos y confusión. Además, durante el transcurso de la dieta de cetonas es frecuente sufrir problemas de estreñimiento, como consecuencia del escaso consumo de fibra, así como mal aliento o halitosis.

Quiénes no deben seguir una dieta Keto

La dieta cetogénica está contraindicada para personas:

  • Mayores de 65 años
  • Con antecedentes de insuficiencia hepática
  • Insuficiencia renal
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Pacientes en tratamiento con medicamentos a base de cortisona.

Consideraciones sobre una dieta Keto

Es una dieta con demasiados riesgos para los pocos beneficios que puede aportar, veamos…

Consumir tantas grasas no es para nada recomendable, aunque digan que el cuerpo reconocerá a la grasa como combustible en vez de los carbohidratos.

Estamos hackeando a nuestro organismo, lo que significa que estamos tendiéndole una trampa para “quemar grasa más rápido”. Hacer trampa no es una buena práctica en la vida en general ¿o sí? ¿Para qué tanto apuro en quemar grasas? Parecería que el mundo se va a acabar… y si es así, no pasa nada, ya no me volveré a ver gordo/a.

Quemar grasas y bajar de peso es la consecuencia lógica de comer bien, es decir, comer solo lo suficiente y de forma saludable, entonces el cuerpo perderá el peso extra y alcanzará su peso ideal.Es muy grave la confusión que generan muchos de los anuncios que ofrecen dieta Keto y consideran comer embutidos. Por eso los especialistas recomiendan que en caso de hacer una dieta cetogénica, sería por 2 o 3 meses máximo. ¿Entonces? Luego otra vez a adaptar el cuerpo a una nueva alimentación diferente. ¿No es mejor empezar a comer bien de una vez y para siempre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.