Los rostros del COVID-19

Conforme avanza esta pandemia, cada vez nos resultan más cercanos los casos positivos. De pronto un día nos enteramos de que un conocido estuvo entre los nuevos casos, luego algún amigo lejano, más tarde alguien con quien hemos convivido recientemente y entonces, alguien con quien interactuamos en la cotidianidad.

Lo que antes era un número se convierte en un rostro conocido, con nombre y apellido, con una historia y una vida que ha compartido con otras personas. Pero llegar a ese punto ha requerido la omisión de muchas personas en las medidas sanitarias, omisiones que han llevado a que el virus se mueva libremente, a veces indetectable, pero no por ello menos grave.

Este martes la cifra de defunciones ya alcanzó las 252 personas. En algunos casos hemos conocido sus nombres, sus rostros, sus historias, como la de Esthela Yessenia Torres Rodríguez, una enfermera que cumpliendo su labor de salvar vidas también fue víctima de esta pandemia. Hoy sus familiares enfrentan una muy dura situación. Su historia no debería sernos indiferente. Son tiempos de empatía. De justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.