Pensión digna, lejos de los millenials

No es mala la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador para reformar el sistema de pensiones en el país y garantizar una pensión digna, con mayores aportaciones del patrón, menos semanas de cotización y la búsqueda de inversiones de las afores para generar mayores rendimientos a la racita trabajadora.

Y sin duda esta reforma traería muchos beneficios para quienes siguen todavía a sus 65 o 70 años en la talacha, sin poder jubilarse porque no reúnen las semanas requeridas o porque su pensión sería con ingresos insuficientes para mantenerse.

Pero beneficia solo a ciertas generaciones, porque las pensiones de hoy son pagadas por los jóvenes que recién inician en su vida laboral y aún no tenemos garantía de que el sistema de afores se mantenga cuando las generaciones actuales lleguen a su jubilación. La perspectiva aún se ve negativa por el déficit que se enfrenta y los casos de corrupción en los que dichos ahorros se invirtieron en proyectos hoy observados por la ASF. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.