¡Arrraaancaaan!

Formalmente inició el proceso electoral 2020-2021, aunque en la práctica muchos se adelantaron desde el 2016. Así que durante nueve meses los monstruos de la política andarán como cachorritos inofensivos buscando simpatías que se traduzcan en votos en la próxima jornada electoral.

Las campañas y la guerra sucia hace tiempo que iniciaron a través de las páginas de fake news, mensajitos vía SMS a sus celulares (¿y de dónde consiguieron su número?), encuestitis por doquier y la foto política que a veces más que músculo político solo dan pena ajena por juntarse con sendos perfiles.

Lo que es cierto es que en medio de esta pandemia, lo que menos quiere la gente es escuchar peroratas de falsa esperanza. El reto será convencer, de verdad, con el qué y el cómo para salir adelante de esta pandemia, cuyos efectos durarán por varios años. ¿Quién tendrá con queso las gordas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.