Diferencia entre peligro y riesgo ambiental

Por: Kattia Trejo

Actualmente se pueden observar en redes sociales algunas noticias donde se mencionan los conceptos de riesgo o peligro ambiental para referirse a un incendio forestal, tormenta de arena, derrame de químicos, emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono, pero ¿qué es un riesgo o peligro ambiental?

Con frecuencia los conceptos de peligro y riesgo ambiental se confunden y se puede pensar que son los mismos, sin embargo, es información completamente diferente y sus metodologías de cálculo también son distintas.

Peligro ambiental se puede definir como la capacidad que tienen un contaminante, microorganismo, sustancia química, actividad industrial, desastre natural, para causar en diferentes organismos, ecosistemas o elementos ambientales un daño en varios elementos.

Por mencionar algunos ejemplos, el transporte de sustancias o residuos peligrosos, pues en ocasiones observamos en las carreteras, transportes especiales que llevan letreros que dicen “peligro transporte de sustancias peligrosas”.

También están las inundaciones (peligro natural), pues con las recientes lluvias que se han presentado en el estado, el peligro de una inundación es constante, ya que las alcantarillas se llenan de basura, evitando con esto la inundación de calles, explanadas, calles o bulevares.

Además está el derrame de sustancias químicas, cuando se presenta un derrame de gasolina o bien de combustóleo, o explosiones, como la que ocurrió en fechas recientes en un almacén de pólvora, que demostró lo peligroso que puede ser al saturar el aire del lugar con polvo.

Para identificar un peligro ambiental se inicia con las actividades que potencialmente pueden causar el peligro, como transporte de sustancias y residuos peligrosos, producción de sustancias químicas, generación de energía, extracción de minerales, etc.

Posteriormente para cada una de estas actividades se identifica el tipo de contaminante y se determinan los efectos negativos que podrían causar en los ecosistemas y la biodiversidad.

El riesgo ambiental es la combinación entre la probabilidad o frecuencia de que un peligro ambiental cause un daño o un efecto adverso en las personas, recursos naturales o ecosistemas, con la magnitud del daño o efectos que el peligro ambiental pueda causar.

Se evalúan las probabilidades y magnitudes de los efectos adversos que puede causar el contaminante en los recursos naturales, ecosistemas o personas, por medio de metodologías científicas ampliamente documentadas.

El principal objetivo de la evaluación de un riesgo ambiental es establecer la potencial relación entre un contaminante y sus efectos ecológicos sobre los organismos y ecosistemas que fueron expuestos al contaminante.

El proceso de evaluación de riesgos incluye las siguientes etapas: identificación de peligros ambientales, evaluación de la exposición, evaluación de efectos y caracterización del riesgo. Estas cuatro etapas corresponden a procedimientos científicos – técnicos, además de la gestión del riesgo y la comunicación del mismo.

Estas últimas corresponden principalmente a asuntos regulatorios y de políticas públicas que se implementan para minimizar el riesgo.

Los riesgos ambientales pueden clasificar en naturales y antrópicos, que son causados por el hombre. Los primeros se dan por fenómenos que escapan de nuestro control, pero que provocan un gran daño al ecosistema, como un deslave en las carreteras, un desbordamiento de una presa o río. Los provocados por el hombre van desde una probabilidad de un incendio forestal hasta una explosión en una fábrica.

Un peligro o riesgo ambiental puede ser causado por la naturaleza o el hombre, un peligro es lo que ya se sabe que puede ocasionar, es un riesgo en la probabilidad de que algo pase. Te invitamos a evitar estos, como derramar aceite de cocina en un cuerpo de agua, o bien, dejar una fogata encendida que podría ocasionar un incendio forestal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.