Toño Delgado: entusiasmo y energía

Por: Roxana Herrera

El más joven del clan Crema y Nata es Roberto Antonio Delgado Puente, mejor conocido como Toño. Con 28 años de edad, este joven posee el entusiasmo y la energía suficiente para aguantar el trote que se requiere tanto en producción, reportajes y demás asuntos se necesitan para seguir compartiendo desde la cabina de Radio&Co nuestros contenidos.

Toño es un chico de iniciativa, nada se le complica y a todo le encuentra solución. Es aferrado y perseverante, cualidades que le han valido para sobrevivir en esta jungla de los espectáculos, eventos sociales, culturales, deportivos, etc. Razón que lo ha llevado a enamorarse de esta vocación y que lo tienen entusiasmado estudiando la carrera de Ciencias y Técnicas de la Comunicación actualmente.

Cabe mencionar que es Licenciado en Ciencias del Deporte, cuenta con certificaciones y talleres avalados por la máxima escuela del Deporte y es ampliamente conocido en el medio fitness por su gran talento para contagiar energía y buena vibra en varios gimnasios de Zacatecas.

Mi historia con Toño data de trece años atrás, puesto que lo conocí cuando apenas tenía 15 años en el gimnasio Life, tuve el gusto de compartir y convivir con él y su mami como instructores. Y siempre he creido que la vida da muchas vueltas, pero una de las que jamás imaginé sería esta, que seríamos compañeros y cómplices de tantas aventuras como parte del proyecto de Crema y Nata.

A pesar del corto tiempo y la situación de la pandemia, seguimos trabajando a distancia fortaleciéndonos en el buen ánimo de continuar creciendo y creyendo que Zacatecas merece buenos espacios de entretenimiento, que todo lo que hemos venido realizando no es casualidad o por capricho.

Ser parte de Crema y Nata exige mucho más de lo que muchos imaginan, va más allá del glamur, las sesiones fotográficas, los eventos o las entrevistas. Y esto lo ha entendido perfectamente mi querido Toño, a quien le debo toda mi gratitud y por quien apuesto que seguirá brillando por luz propia porque él nació justamente para esto, para brillar. ¡Gracias, Toño!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.