El inminente retorno

Será el sereno, pero la gente advertida está: Zacatecas volverá a semáforo rojo sí o sí, con todo lo que ello implica. Desde el 1 de junio que se implementó esa cosa rara llamada Nueva Normalidad, como que el mensaje se entendió más bien como “ya se acabó la pandemia” y la gente salió en marabunta a las calles: sin cubrebocas, sin sana distancia, sin lavado de manos, sin vigilar los cuidados mínimos para evitar contagios.

Total, muchos siguen pensando que es una gripita que dura dos semanas y con un tecito de limón o un mezcalito teulense se les va a quitar, pero ¡nooo! Ni siquiera porque las esquelas son de personas cada vez más cercanas, ni porque los hospitales ya se ven rebasados por la emergencia sanitaria, ni porque falta personal para seguir atendiendo a tanto paciente.

El inminente retorno al semáforo rojo implicará volver al cierre temporal de actividades no esenciales, esas que apenas iban saliendo al paso y todavía se las verían negras para el pago de prestaciones de fin de año. ¿Quién vio? Hay Buen Fin de dos semanas para seguir como si nada y ya se acerca la Navidad, las posadas y las reuniones entre amigos y familiares y todo el esfuerzo realizado en nueve meses de enfrentar la pandemia se vendrán abajo. Así las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.