Los recortes que vienen

Si algo refleja la integración del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 es que hay tres prioridades para el Gobierno de México: militarización, asistencialismo y elecciones. Esta combinación en un año electoral podría mover a sospechar del uso de recursos públicos para ganar un proceso electoral por la vía de las prebendas o por la fuerza.

Pero eso sería pensar muy mal de un gobierno que busca la transparencia y el combate a la corrupción. Tal vez por eso redujo a la mitad el presupuesto al Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Entre menos datos disponibles, ¿qué medimos?, ¿contra qué comparamos?, ¿qué evaluamos? Si no hay indicadores, se reducen las posibilidades de acceder a la información más que a través de las conferencias matutinas del presidente.

La última palabra no está dicha, aún falta un tramo por andar, aunque todo indica que el proyecto pasará en los términos en los que todavía hasta este martes avanzada la noche continuaba en la discusión en la Cámara de Diputados. Llama la atención el presupuesto para el sector turismo, pues ojalá se tradujera en la reactivación del sector en todo el país, aunque por lo visto los miles de millones se irán al Tren Maya. Que el resto de los destinos se rasque con sus uñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.