¡Póntelo!

Ahora que ya es obligatorio el uso del cubrebocas o de lo contrario habrá palo, ¿qué pretextos pondrá la racita para no utiliarlo? Porque hasta fueron muy considerados los diputados locales reduciendo las sanciones y agregando otras medidas “conciliatorias” dizque para no violentar derechos humanos, pero la verdad le sacaron al costo político que implicaba una iniciativa así.

El gran problema de esta iniciativa es que, a pesar de tratarse de una medida más para hacer frente a la pandemia, tal vez no atienda a lo que semana a semana se dice en la rueda de prensa que encabeza el gober Alejandro Tello: los contagios están en las reuniones familiares o sociales y es ahí donde precisamente no se utiliza el cubrebocas.

Si de algo sirve utilizarlo en los espacios públicos, en el transporte, en la fila del banco o las tortillas, al ir a la tienda o en el trabajo, tal vez en mucho ayude a reducir el riesgo de contagio, porque el bicho puede estar en cualquier lado. Tal vez es en la calle donde se adquiere, pero se transmite a la familia en estas reuniones donde se baja la guardia (aún más). ¿De algo sirvió la Ley Seca para bajarle a las pachangas? Ojalá que por el bien de todos el uso del cubrebocas reduzca la incidencia, sobre todo por el personal de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.