Que te lo pongo, que te lo pongo

Como la canción de Garibaldi, así anda el Gobierno del Estado buscando que la racita se aplique y utilice el cubrebocas cuando sale a la calle para así evitar más casos de contagio por COVID-19. Pero la gente ya anda pensando en los regalos navideños, en las posadas, aprovechando las ofertas del Buen Fin, a la expectativa de la decoración navideña en plazas, plazuelas y callejones del Centro Histórico que año con año coloca el mismo gobierno para el disfrute de las familias.

Meses y meses de pedir medidas más severas para hacer frente a la pandemia y meter en cintura a quienes viven como si no hubiera pandemia. Y cuando por fin parecía que había las condiciones, la política salió a flote y el No de los diputados de oposición, más que a responsabilidad, sonó a línea dictada desde otras latitudes nomás por el gusto de echar a perder la fiesta.

Pero si de fiestas hablamos, aún no se tiene el balance sobre la efectividad o no de haber implementado la Ley Seca en Zacatecas en las últimas tres semanas. Lo que fue evidente fueron las fiestas por todos lados, las calles llenas de peatones y turistas abarrotando los servicios turísticos. A muchos changarritos les vino de perlas porque fue un ingreso que no habían tenido en los meses previos, pero ¿y las cifras de contagios?, ¿de verdad funcionó la Ley Seca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.