Si te preguntan en la encuesta…

Dígales que aquí no vive, que número equivocado o que “ahorita no le venimos manejando eso, oiga”. Porque vaya que estos días andan muy locas las encuestadoras (de todo tipo, hasta las piratas) tratando de venderse como el oráculo más acertado rumbo a la elección 2021, pero nada más falso y a uno hasta le siembran la duda de dónde obtuvieron su número telefónico para considerarle en tales mediciones demoscópicas.

Porque con eso del robo de datos personales (que hasta los andan usando para justificar ante el Instituto Nacional Electoral sabe qué consultas populares con un padrón de muertos), no está de más tomar precauciones, a menos que el Instituto Zacatecano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IZAI) disponga de otra cosa.

Por lo pronto, se sabe que al interior de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) se estarían inclinando por una encuesta de medición sobre los aspirantes a la candidatura a la gubernatura, para irle tanteando el agua a los camotes y partir de ahí para definir la posibilidad de ir en alianza con otros partidos o si se fletan solos, una posibilidad que también está prevista considerando los antecedentes en otros estados como San Luis Potosí donde le dijeron No al Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

No se descarta que en esta guerra de “encuestitis” haya unos muy mañosos e infames que pretendan hacer pasar una encuesta a nombre de algún aspirante solo para afectarlo, incluso con la posibilidad de generar un antecedente que tumbe una posible candidatura cuando sean los tiempos. Así que ¡truchas!

Cerrada contienda en MORENA

En esta guerra de encuestas, vemos aspirantes de chile, mole y de manteca, aunque al interior de MORENA hoy por hoy solo hay tres (últimamente parecen casi solo dos): Luis Medina Lizalde, Ulises Mejía Haro y José Narro Céspedes, aunque las decisiones y actos precipitados de este último le vayan restando puntos en lugar de abonarle a las preferencias y simpatías. Sin embargo, ninguno de los tres ha podido escapar del llamado a ser “la respuesta” en esas encuestas telefónicas.

Y a reserva de consultar a la militancia si van o no van en alianza con otros partidos, la carrera interna se va cerrando a solo dos aspirantes: El Oso Medina y Ulises Mejía, ambos víctimas del COVID-19, lo que no ha impedido que sigan demostrando que son activos valiosos y cada uno, con sus propias estructuras y desde sus trincheras, siguen promoviendo el Proyecto de Nación del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Uno pertenece a los “históricos” fundadores del partido, líder de izquierda en Zacatecas, reconocido académico y pensador, encuadrado al movimiento que encabeza el presidente. El otro es de la nueva generación de políticos a quien la gente le dio la oportunidad de reivindicar la forma de hacer política y con mucha constancia y trabajo (que todo lo vence) lo ha demostrado.

El camino tampoco será miel sobre hojuelas. Desde hace tiempo que intereses ajenos al partido buscan a como dé lugar imponerse a la voluntad de la militancia. Cuestión de cúpulas, dirían algunos, pero es justo en las cúpulas donde está el conflicto, pues la militancia sabe y reconoce quién es quién en MORENA.

Lo nuevo del cine zacatecano

Esperando la entrega de los Premios Razzies a lo peorcito del cine, llegará este próximo 28 de noviembre el gran estreno de “La Infamia, el documental”, basado en el libro del mismo nombre autoría del senador Ricardo Monreal Ávila. Quién sabe en qué mundo viven, porque al menos en Zacatecas ya van por la tercera o cuarta infamia y la familia sigue enfrascada en la primera, esa que ya nadie pela porque hace décadas que fue.

Mientras las cosas se definen en MORENA para darle cabida a las coaliciones, y de paso abrirle las puertas a David Monreal como aspirante, este se dedica a promover aquellos sucesos originados hace más de dos décadas y que, aseguran, han manchado el honor de una familia que se ha ganado su corazón entre la gente con mucho esfuerzo, honestidad y compromiso.

Este melodrama narrado en las 252 páginas del libro escrito por el senador Ricardo Monreal ahora será trasladado a las pantallas en una producción que ya envidiarían los de Guadalupe TV, con actuaciones estelares que hoy son la envidia de Laura Zapata por el melodrama tan salobre de sus interpretaciones y una producción que nunca hubiera imaginado Guillermo del Toro.

Pero la verdad es que en política es bien sabido que la emotividad tradicionalmente ha influido en las decisiones de los votantes. Aquí la cuestión es que no se promueve un proyecto de gobierno, ni el Proyecto de Nación de Andrés Manuel López Obrador. Se insiste en “limpiar” el honor de una familia, de un movimiento al que han llamado “el monrealismo”, un movimiento al que hoy le apuestan quienes juran que la tercera es la vencida. ¿No hay quinto malo?

Justicia: ¿hasta cuándo?

Revivir la cruel historia que tuvo que vivir la activista Marisela Escobedo en un documental de Netflix no fue suficiente para que las autoridades de los tres niveles de gobierno se aplicaran y ofrecieran garantías para proteger la vida y la integridad de mujeres y niñas. Y fue justamente a las puertas de la presidencia municipal de otro Monreal, Saúl Monreal, alcalde de Fresnillo, donde cientos de familias se congregaron para manifestar su impotencia y su irritación por el asesinato de la pequeña Sofía.

Con gritos llamando a “quemarlo todo”, “fuera Saúl” y linchar al presidente municipal, las familias fresnillenses encendieron veladoras frente a la presidencia y reclamaban una y otra vez justicia para Sofia, una víctima más de la violencia feminicida que va creciendo en Zacatecas. Es un hecho que ha conmocionado al estado justo en la semana que inician las actividades conmemorativas por el 25 de Noviembre, Día Internacional de Lucha contra la Violencia hacia Mujeres y Niñas.

No es la primera menor que ha sido víctima de la violencia feminicida en Zacatecas y, sin embargo, la justicia ha quedado a deber para el esclarecimiento de estos hechos y que se garantice mayor protección para la infancia. En este caso, pasaron 11 días desde que se reportó su desaparición hasta el hallazgo de su cuerpo sin vida, un lapso en el que no hubo mayor información de las autoridades.

Con estos hechos, ¿cómo darán la cara en los eventos conmemorativos por el 25 de Noviembre?, ¿qué van a decir?, ¿qué respuestas darán ante las injusticias que viven día a día mujeres y niñas?, ¿con qué cara se atreverán a decir que trabajan para evitar que estos casos sigan ocurriendo? Hay de infamias a infamias y algunas se pagan muy caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.