El problema que se veía venir

Ya se vio que el agandalle en la logística de aplicación de la vacuna contra el COVID-19 solo derivó en irregularidades, como se denunció en redes sociales, incluyendo la postura del Colegio de Médicos de Zacatecas, cuya indignación fue compartida por muchos ciudadanos que siguen confiando en que pronto se acabará esta pandemia.

Pero la bronca puede ser más grande conforme sigan llegando las vacunas. Jesús López Longoria, vocero en temas COVID-19 de la Secretaría de Salud, reconoció que no hay un padrón único para la aplicación de la vacuna.

La delegación de Programas para el Desarrollo tiene su propio padrón de beneficiarios de los Programas para el Bienestar, mientras que el IMSS, el ISSSTE y la propia SSZ tienen sus propios listados de derechohabientes.

Aunado a que no se han cruzado los padrones para integrar un solo listado y mejorar la logística en la aplicación, hay que considerar que hay personas que no se encuentran en ninguno de estos regímenes. ¿Cómo se les podrá aplicar la vacuna?

Tiempo para planificar la estrategia la hubo, pero hacia afuera se percibe como si el Gobierno de México quisiera acaparar el tema y se le está saliendo de las manos. En el orgullo (y arrogancia) está en juego la salud de millones de mexicanos. Con la salud no se juega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.