Ni los priístas se atrevieron a tanto

Muy orondo, el dirigente nacional de Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Mario Delgado, se reunió con los 14 ganadores de las encuestas para los estados donde habrá elección de gobernador.

Mucha unidad, mucho apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador, mucho trabajo en equipo por la Cuarta Transformación, pero se le olvidó que al interior del partido enfrentan no pocas impugnaciones al proceso de elección de precandidatos, sin transparentar el método ni las encuestas realizadas, lo que ha generado sendos movimientos en varias entidades contra una supuesta imposición de perfiles.

Para Mario Delgado, no se trata más que de militantes con “ambición personal”, a pesar de que se trate de perfiles con más tiempo en el partido, con mayor trabajo y méritos y tal vez hasta con mayor legitimidad que su dirigencia nacional.

Más prudente hubiera sido esperar los resultados de las impugnaciones que hoy enfrenta, y de las que es previsible a quién favorecerán, para luego sí, con todas las de la ley, posar para la fotografía política y poder presumir que en MORENA hay músculo y unidad en torno a un proyecto.

Porque en este momento, en su afán de obedecer, más que dirigir, lo único que está generando ya ni siquiera es el descontento social (de eso ya se encargan otros actores de la 4T), pero sí una importante irritación entre quienes vieron nacer el movimiento. ¿Será muy tarde para corregir la plana o en este camino ya no hay marcha atrás?

Ulises Mejía se apunta para repetir

Más allá de las encuestas que avalan sus resultados, el alcalde Ulises Mejía Haro se ha fletado con un trabajo constante que ha mejorado en muchos aspectos el desempeño de la administración en la Capital.

Eso lo mantiene con altos niveles de aceptación y aunque continúa el desaguisado por el proceso interno para la elección de candidato a la gubernatura, tampoco le quita el sueño y sabe que aún hay posibilidades de lograr el triunfo para MORENA si se apunta para repetir en el Ayuntamiento de Zacatecas.

La lucha no será tampoco pan comido. Lleva la mitad de su administración con un grupo que ha intentado meterle la pata a como dé lugar hasta lograr una sentencia por violencia política por razones de género, cuya sanción ya fue cumplimentada y aunque sus derechos político electorales se mantienen intactos y a salvo para contender por un cargo de elección popular, hay quien busca a toda costa sacarlo de la boleta.

No sería sorpresa que quien hoy le impone trabas para evitar que funcione la administración en la Capital de pronto anunciara su decisión de contender por la alcaldía, aunque no tenga ni la experiencia ni la capacidad y mucho menos el equipo para lograr el nuevo estándar que ha impuesto Ulises Mejía para la Capital.

En cambio, al hoy alcalde aún tiene carrera por delante, más si se considera que en caso de participar por la reelección, ahora se lanzaría con un equipo propio y no impuesto, que de verdad respondiera a un proyecto de gobierno como demanda la gente, no a modo de un solo grupo. ¿Dará la batalla?

Osvaldo Ávila, la carta fuerte en Guadalupe

Del otro lado, en el municipio de Guadalupe, el profe Osvaldo Ávila se mantiene como favorito para dar la batalla por la alcaldía como parte de la alianza Va por Zacatecas, en la que el PRI-PAN-PRD se medirá contra el experredista, expriísta y neomorenista Julio César Chávez, quien todo indica que buscará la reelección.

Las cosas no han funcionado muy bien si se considera que Guadalupe no es un municipio aislado, sino que forma parte de una zona metropolitana con la Capital y aunque ambos alcaldes gobiernan bajo las siglas de MORENA, al parecer pertenecen a grupos contrarios y esas diferencias son notables cuando se trata de políticas públicas metropolitanas.

Quienes más lo resienten han sido aquellos ciudadanos que viven en las zonas limítrofes y donde históricamente las administraciones nunca se han puesto de acuerdo hasta dónde compete a uno brindar los servicios y hasta dónde a la otra administración.

Estas diferencias podrían limarse en el caso del profe Osvaldo Ávila, quien por las buenas es bueno, pero por las malas ni le busquen. Si no pregunten a la súperdelegada Verónica Díaz Robles.

El antorchista ha sabido llevar una buena relación con el alcalde capitalino Ulises Mejía, a pesar de pertenecer a partidos diferentes, porque con diálogo y buen entendimiento se puede llegar a buenos acuerdos que beneficien a la sociedad. Caso contrario a Julio César Chávez, quien vive encerrado en su burbuja de soberbia y vanidad. Olvida que la juventud se termina, pero el liderazgo social y los resultados permanecen.

El Cache, opción para el Distrito 4

Y hablando del municipio de Guadalupe, aunque la gente confió en la academia universitaria para ser representada ante el Congreso, la verdad es que Alma Gloria Dávila dejó muy mal sabor de boca con su desempeño.

Por eso en MORENA ya barajan la posibilidad de recuperar esa confianza con perfiles más preparados, con mayor capacidad y compromiso para representar a la gente, al menos en la diputación federal por el Distrito 4.

Recordemos que según el acuerdo de la Comisión Nacional de Elecciones, publicado el pasado 3 de enero, la distribución de candidaturas será conforme al proceso 2018, lo que abre más posibilidades para que José Luis Rodríguez “El Cache” pueda lograr la candidatura y abanderar los principios de la 4T en este distrito con cabecera en Guadalupe.

Él no se anda con mafufadas de convertir a Tacoaleche en municipio. Lleva más de 20 años trabajando como gestor ayudando a bajar recursos para familias en situación de vulnerabilidad y que puedan emprender proyectos productivos, de servicios y comerciales.

Como buen economista egresado de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), entiende que la Cuarta Transformación debe priorizar la atención a la población que ha sido marginada de las políticas sociales, por eso ha dedicado su empeño en trabajar en las comunidades, y aunque alejado de los reflectores, su trabajo se ha traducido en mejoras para cientos de familias zacatecanas.

Frente al tortuguismo y simulación de Samuel Herrera (por cierto, pariente del actual alcalde de Guadalupe), quien también compite por la candidatura a la diputación federal del Distrito 4, El Cache podría ser la cara nueva en la política que tanto ansían los votantes.

3 comentarios en “Ni los priístas se atrevieron a tanto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.