Trump y la libertad de expresión

Luego de los disturbios en el Capitolio de los Estados Unidos mientras se desarrollaba la sesión para ratificar el triunfo de Joe Biden, el monstruo de las redes sociales decidió suspender las cuentas de Facebook e Instagram del presidente Donald Trump por incitar a la violencia con sus mensajes.

Y aunque las reacciones se dispararon a favor y en contra, uno de los temas que salió a relucir fue la libertad de expresión y hasta dónde este derecho queda al arbitrio de lo que decidan los dueños de las redes sociales. ¿La democracia en manos de Sillicon Valley?

Va mucho más allá. Las redes sociales que utilizamos día con día para comunicarnos e interactuar con otras personas tienen términos y condiciones para su uso. La famosas “letras chiquitas” que como buenos mexicanos por lo regular decidimos no leer. Pero las reglas son muy claras: utilizas el servicio si te sujetas a sus reglas y entre estas luego se olvidan las conductas que ameritan este tipo de “penalidades”.

¿Acusar de censura por bloquear las redes del presidente Donald Trump?, ¿quién incumplió con lo que dicen las letras chiquitas? Así son las reglas del juego si uno pretende utilizar esas plataformas… a menos que se trate de pornografía infantil y contenidos sexuales considerados delitos. Entonces el monstruo de las redes sociales se hace de la vista gorda. En fin, la hipotenusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.