Composta casera, una opción

Hacer una composta casera le da una segunda vida a nuestra basura orgánica. Los residuos o desperdicios orgánicos que tiramos diariamente se estropean produciendo gases que contribuyen al efecto invernadero. Una alternativa para combatir las consecuencias negativas del mismo es hacer compostas caseras.

Composta, significa iniciar el proceso de descomposición en el que la materia vegetal se convierte en abono; es decir, descomponer de forma natural los residuos orgánicos para que puedan reintegrarse a la tierra y nutrir el suelo.

Los beneficios de la composta son muchos, se puede utilizar para airear la tierra o como sustituto de fertilizantes químicos, mismos que pueden provocar efectos ambientales negativos como un aumento de los microorganismos o contaminación de las aguas subterráneas.

¿Qué es una composta casera?

La definición de una composta es el proceso de convertir los residuos (restos de comida o materiales orgánicos, como ramas, hojas de árboles o flores) en tierra utilizable.

Los microorganismos trabajan juntos para descomponer “la basura” orgánica (tallos, cáscara de frutas o cáscara de huevos) para crear un suelo rico que proporcionará muchos nutrientes a todo tipo de plantas. La composta también es conocida como abono orgánico que se le agrega al suelo para ayudar a crecer a las plantas.

La composta tiene múltiples beneficios para el medio ambiente, por mencionar algunos: es gratis, las mezclas para tus macetas y los suelos ricos en abono producen plantas vigorosas y hermosas, mejora la estructura, textura y los suelos ricos en abono, textura y aireación del suelo del jardín, agregar abono mejora la fertilidad del suelo y estimula el desarrollo saludable de las raíces de las plantas.

Además, el abono “afloja” los suelos arcillosos y ayuda a los suelos arenosos a retener el agua, el abono también contiene nutrientes que las plantas necesitan para un buen crecimiento: nitrógeno, fósforo y potasio. Reducir la cantidad de residuos que terminan en el basurero es uno de los beneficios más visibles.

La primera etapa del proceso de compostaje es separar tus residuos y materiales. Los desechos orgánicos que podrás utilizar para tu composta deben ser solamente de origen vegetal, por ejemplo: frutas, restos de verduras, arroz, legumbres, raíces, papel, ramas, cartón o troncos. También puedes agregar cáscaras de de huevo, pero evita la carne o los huesos, ya que pueden atraer plagas y provocar mal olor.

Materiales que puedes incluir: restos de café molido, bolsitas de té, cáscaras de frutos secos, periódico, cartón, papel en tiras, césped, plantas y flores, paja, aserrín algodón, lana.

Materiales que no debes incluir en la composta: cenizas de carbón, huevo, carne, pescado, restos de césped con fertilizantes químicos, excremento de animales, plástico y aluminio.

La composta debe tener los siguientes colores: marrones: mezcla de hojas secas, ramas, aserrín o pedazos de madera. Verdes: restos orgánicos, hierba, residuos, vegetales. Tierra: le dará cuerpo a la mezcla de los insumos anteriores. Agua: siempre controla el agua, no te excedas ni coloques muy poco.

Método para elaborar la composta en casa

Necesitas una reja de madera, tierra, hojas secas, cartón puedes usar el de tus envases de jugos o leches, bolsa de cartón.

Forra la reja con el cartón, fijándolo muy bien a la pared, con un cutter o tijeras realiza unos pequeños orificios en la base, para que pueda respirar, como si fuera una coladera, después coloca las capas, recuerda una mezcla de residuos orgánico y otra de tierra.

Con unas tijeras o una rama, realiza pequeños orificios en la tierra para que se oxigene. Coloca un vaso de agua, la composta debe estar húmeda para que los microorganismos puedan descomponer los alimentos. La última capa será de cartón delgado, rómpelo en pedacitos y cubre toda la superficie, esto ayudará a que los insectos no se metan en la composta y conserva mejor la humedad.

Riégala cada dos días y listo. Con estos sencillos pasos puedes hacer una composta. Cuando obtengas la tierra puedes usarla como abono para tus plantas o huertos. Hacer composta es una forma de aportar algo al medio ambiente y de tomar conciencia respecto a la contaminación que provocamos con la basura que tiramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.