¿Y el combate a la corrupción?

El escándalo de las vacunas aplicadas a gente a la que no le correspondía en el municipio de Villa de Cos vuelve a traer a la mesa la gran pregunta: ¿y el combate a la corrupción? Se trató de uno de los principales emblemas de la Cuarta Transformación, y ha sido una de las demandas más recurrentes de la ciudadanía.

Será una cuestión mediática, una mala estrategia de comunicación, una baja productividad, complicidad, omisión u otros motivos, pero en general la ciudadanía no cambiará su percepción sobre la corrupción hasta ver que se sanciona a servidores públicos señalados por su mal actuar en el desempeño de sus funciones.

Aquí juega un papel fundamental la Secretaría de la Función Pública (SFP), pero también los órganos internos de control en cada dependencia de cada nivel de gobierno para vigilar que los gobiernos no incurran en irregularidades como la que trascendió en la comunidad de Bañón y que solo detonó la irritación y la desconfianza de la ciudadanía.

En la última década: ¿cuántos servidores públicos en funciones han sido sancionados por irregularidades?, ¿cuántos hechos han derivado en denuncias de carácter penal?, ¿cuántas de estas denuncias han llegado a una sentencia condenatoria?, ¿cuántos servidores públicos, funcionarios, exfucionarios y exrepresentantes populares han sido eximidos de sus cargos? Dudas que siguen en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.