¿Y las propuestas?

Desde antes de que arrancaran las campañas de este proceso electoral, no fueron pocas las veces que los diferentes actores políticos llamaron a hacer una campaña de propuestas, de debate, de intercambio de ideas, pero lo único que han intercambiado y reciclado son eslogan.

Muchos se preguntan cómo una pega de calcas con la imagen de un candidato se puede traducir en una política pública; cómo la “selfie política” puede ayudar a abatir las brechas de desigualdad; cómo los convites pueden mejorar la seguridad para las familias; cómo los jingles electorales pueden hacer que baje el número de contagios por COVID-19.

También se insistió hasta el cansancio en la necesidad de aprovechar las nuevas tecnologías para difundir las propuestas de campaña, para estar en comunicación con la ciudadanía y así persuadir de que cada uno es la mejor opción, pero las redes sociales se han vuelto un basurero de publicidad electoral en la elección más grande de la historia, pero también la más vacía de contenidos.

Todo fuera como hacer publicaciones periódicas sobre alguna propuesta en concreto, decir qué problema se atacará, cuál será la estrategia y qué se requiere para lograrlo. Incluso abrir un sitio web donde estén disponibles todas las propuestas y que así el electorado tenga elementos para cotejar cuál es la mejor opción. ¿De verdad así serán las campañas?

1 comentario en “¿Y las propuestas?”

  1. Claudia Anaya sí

    Necesitamos proyectos concretos para desarrollar si cualquiera de aquellos candidatos gana. No hay propuestas hacen spot de segundo solucionando todo con una curita o diciendo yo si cumplo. Siguen con dinámicas populeras que a nadie sirve y que las oímos por accidente al encender la radio, el celular y ya mejor las bloquea una. Las redes sociales saturadas de candidatos y candidatas fantásticos que ya nadie se la cree.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.