¿Por qué no logramos desarrollarnos?

Primero debemos distinguir entre crecimiento y desarrollo económico. El crecimiento económico mide el aumento del Producto Interno Bruto (PIB), es cuando nuestra economía crece, cuando todos los bienes y servicios que produce un país o una entidad federativa van en aumento, mientras que el desarrollo es el resultado de un crecimiento sostenido que permite que la población en general alcance adecuados niveles de bienestar.

Para lograrlo, necesitamos ser competitivos en los mercados internacionales y desafortunadamente existen problemas estructurales, como un bajo desempeño que se refleja en una baja productividad y falta de innovación; debemos diversificar las actividades económicas.

Existen demasiadas cargas impositivas para la apertura de empresas, no se ha logrado un avance real en la mejora regulatoria ni en la formalización de las empresas, por ejemplo, en las maquiladoras la mayor proporción del personal es operario, con bajos salarios y por lo tanto existe rotación de personal. Para ello, debe existir coordinación interinstitucional entre el gobierno, sector educativo y cámaras empresariales.

El sector externo tiene un impacto muy importante en el desempeño de la economía nacional, tal es el caso de la Inversión Extranjera Directa (IED) proveniente de grandes transnacionales que realizan inversiones en actividades productivas en más de un país.

Para los inversionistas es muy importante que exista seguridad pública, ya que es fundamental que tengan confianza en las autoridades, la estabilidad económica, política y laboral, la transparencia, que no exista corrupción, que ofrezcan seguridad para invertir. Actualmente atravesamos por un grave problema de inseguridad, lo cual no abona a la atracción de inversiones, pues el inversionista necesita certidumbre y seguridad. Si no se garantiza ni siquiera al grueso de la población, ¿hay condiciones de certeza para los inversionistas?

Para que existan las condiciones para la atracción de inversiones se debe mantener una inflación estable, cosa que por ahora ha ido en aumento y eso no es signo de estabilidad; otro factor que influye es la apreciación de la moneda, las tasas de interés bajas, mantener políticas macroeconómicas, de incentivos, exenciones fiscales y subsidios.

Debemos crear infraestructura (parques industriales, energía eléctrica, agua potable, gas natural, movilidad, telecomunicaciones, entre otros). Igual de importante es contar con mano de obra calificada y mejores niveles educativos, avances tecnológicos y de innovación, ya que la investigación y el desarrollo reducen costos.

Para un país es importante la atracción y retención de inversiones porque se generan empleos, hay transferencia de tecnología, se facilita la apertura de mercados y sobre todo favorece la recuperación y el crecimiento económico.

Lo que vemos es una economía contraída, empleos formales perdidos, aumento de la informalidad, baja productividad, pobreza laboral, deuda pública elevada y crecen las desigualdades.

Ahora bien, supuestamente la actual política social para reducir las brechas de desigualdad entre la población y que alcance adecuados niveles de bienestar se ha universalizado. Sin embargo, los programas sociales deben ser focalizados a la población de menores ingresos para asegurar que se provea de los satisfactores básicos requeridos realmente a la población que más lo necesita, para que se asegure que la población en extrema pobreza pueda superarla.

Recientemente pudimos observar que los programas sociales no están siendo focalizados a la población más vulnerable, a la más pobre, ya que los últimos datos de medición de la pobreza publicados por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) desvelan lo contrario, de igual forma se revela a través de los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares.

Lo que estamos viendo es que se ha incrementado la pobreza y la desigualdad, ahora menos personas tienen acceso a los servicios de salud, por lo que tienen que pagar servicios médicos y compra de medicina, disminuyendo los ingresos destinados para consumo de la canasta básica. Todo esto pone en riesgo la estabilidad y la paz social.

Entonces. ¿A quién están beneficiando con los programas sociales? Yo siempre he confiado en las estadísticas oficiales, ya que parten de metodologías para la generación, análisis y su difusión de manera oportuna y verídica, mientras tanto, no falta el merolico que dice tener otros datos que favorezcan su imagen.

1 comentario en “¿Por qué no logramos desarrollarnos?”

  1. En todo tiene razón y por ahí dicen, en este mismo periódico, que reportaron que la inversión extranjera aumentó en Zacatecas más de un 2mil%. Nadie se atreve a invertir y más desde que se les día puerta abierta, pero al narco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.