¿Por quién doblan las campanas este 15 de septiembre?

México es un país con una historia muy rica en tradiciones y costumbres con las cuales nos identifican en muchas partes del mundo. Una de las tradiciones más importante, es la celebración del Día de la Independencia de México.

Hace varios años acostumbramos celebrar esta fiesta patria en familia. La idea fue de Zoyla, hija de mi amiga Margarita, y como la familia me adoptó desde que nos conocimos, cada año acostumbramos celebrar el día 15 de septiembre con una “noche mexicana”.

Celebrar el “Grito de Independencia” es una fiesta muy importante y una tradición que festejamos, así como muchas otras tradiciones como el “Día de Muertos”, “Semana Santa”, “Epifanía o partida de la rosca de reyes”, “Día de la Candelaria”, entre otras.

La noche del 15 de septiembre acostumbramos reunirnos en casa de Margarita o de alguna de sus hermanas, asistimos los adultos con los hijos y nietos, todos vestidos con trajes típicos de México, trajes de charro, de indios, atuendos de algún baile mexicano (blusa o vestido con bordados, rebozo, sombrero, botines o huaraches, arracadas), sin faltar alguno que se vista como alguno de los personajes de la Independencia.

La gastronomía de nuestro país está compuesta por una cantidad impresionante de platillos de las diversas regiones combinando olores, colores, texturas y sabores. En esta fecha nos deleitamos con platillos tradicionales, entre los principales tenemos: chiles en nogada, pozole, tamales, enchiladas y mole, entre otros, los cuales acompañamos con atole o mezcal. No pueden faltar los dulces típicos, como los buñuelos, las cocadas, dulces de leche, alegrías, muéganos y palanquetas.

Una vez que se empieza a escuchar el sonido de los fuegos artificiales nos subimos a la azotea para apreciar la lluvia de colores que toma formas extraordinarias, algunos en forma de ráfagas, de cascadas, otros explotan como estrellas fugaces iluminando el cielo con chispas de colores, producto de la pirotecnia.

Desde el año pasado ya no hemos celebrado y de habernos reunido, ya no estaríamos todos. Faltaría Beto, que era el alma de la fiesta, con sus ocurrencias, añoraríamos la presencia de Quico con su amplia sonrisa, siempre amable y extrañaríamos muchísimo a Chato, quien con su voz amenizaba las veladas, cumpleaños y estas festividades, echaríamos de menos a Sergio, siempre tan distinguido, acaba de partir.

Miro el cielo por la noche y me imagino que algunas de las estrellas que nos iluminan son ellos, ya no pienso en los fuegos artificiales con la misma alegría, ahora solo veo la contaminación que generan en el ambiente, pienso en los vendedores de banderitas, moños y aretes tricolores, ya no venderán las mismas cantidades que en años anteriores. Y en la celebración en familia definitivamente, ya no será igual, sentiremos la ausencia de nuestros seres queridos que se han ido.

El 15 de septiembre el Ejecutivo Federal, así como los estatales repican la campana y dan el “Grito de Independencia”. Me cuesta pensar que en tan poco tiempo hayan partido tantas personas cercanas y otras no tan cercanas, que ya no participarán con nosotros esta celebración, es un sentirse incompleto.

Esto trae a mi mente el poema de John Donne que lleva por título “Las campanas doblan por ti”. Dicho poema sirvió de inspiración a Ernest Hemingway para su novela “Por quién doblan las campanas”. A continuación, el bellísimo poema de Donne.

Las campanas doblan por ti

John Donne

¿Quién no echa una mirada al sol cuando atardece?

¿Quién quita sus ojos del cometa cuando estalla?

¿Quién no presta oídos a una campana cuando por algún hecho tañe?

¿Quién puede desoír esa campana cuya música lo traslada fuera de este mundo?

Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.

Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida,

Como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta,

Porque me encuentro unido a toda la humanidad;

Por eso, nunca preguntes por quien doblan las campanas; doblan por ti.

5 comentarios en “¿Por quién doblan las campanas este 15 de septiembre?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.