La crisis que no se quiere ver

Cuando las cosas no marchan bien para un gobierno, se refleja directamente en los hogares, en primer lugar. Y estos tiempos para las familias zacatecanas han representado una crisis que los gobiernos se niegan a reconocer.

Por si las preocupaciones en torno a la seguridad y el desempleo no fueran suficientes, al ser los temas que más alarman a los zacatecanos, este miércoles se anunció que el precio de la tortilla tendrá un incremento porque la industria ya no da para más y en adelante se venderá en 24 pesos el kilo.

El alza en este producto básico se suma al alto costo de comprar un kilo de carne de res, el cual ha rondado los 170 pesos. Tan solo en estos dos productos ya se fue un salario mínimo y recordemos que en Zacatecas, más del 60% de la población ocupada apenas gana entre 1 y 2 salarios mínimos.

Por ello resulta hasta cómico ese ejercicio en redes sociales para ver a cuánto equivalen 500 pesos de despensa, pues más allá del clasismo en constatar dónde adquieren sus alimentos las familias (el supermercado o los tianguis y mercados tradicionales), lo primero es tener un empleo que garantice una ganancia de 500 pesos para adquirir la canasta básica.

Si no, recuérdese la reciente medición que realizó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) en torno al Índice de Pobreza Laboral, donde Zacatecas fue de las entidades donde más incrementó la población que no alcanza a comprar la canasta básica con su ingreso laboral.

Sin embargo, los gastos familiares no solo se concentran en la alimentación. Hay que recordar que el transporte es uno de los gastos elementales en cada hogar y con el aval de la nueva gobernanza, recientemente se aprobó un incremento de un peso a la tarifa. Hay que dar gracias porque no se aprobó el aumento de cinco pesos que pretendía el gremio de concesionarios y transportistas.

Y mientras en la federación siguen celebrando que gracias a los subsidios se ha podido controlar la inflación (que pudo dispararse al 11%), la realidad es que esos subsidios repercuten en otras áreas, como el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), un impuesto que retornaba a los estados y municipios mes con mes y que les permitía ir transitando en sus gastos.

Pero desde el pasado 12 de marzo en que comenzó a aplicarse estos subsidios, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha reportado una evidente baja en los ingresos tributarios por este concepto. Tan solo en el mes de abril se reportaron pérdidas por más de 44 mil millones de pesos y aún no se dan a conocer las cifras del mes de mayo, cuando continuaron los subsidios.

Así que si en Zacatecas y sus 58 municipios esperaban ingresos adicionales (proyectados en sus Leyes de Ingresos) producto del IEPS, ya fueron notificados hace algunas semanas de que no habrá tales debido a los subsidios aplicados por el gobierno federal.

Eso sí: hay que “celebrar” que a través de la regularización de autos chocolate, según el informe de esta semana en la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, Zacatecas es la cuarta entidad con más vehículos regularizados al mes de junio y la cuarta que más recursos recibirá para aplicarlos en el mantenimiento de calles, esas que no se licitan, sino que se adjudican de manera directa.

Se trata de 34 millones 140 mil pesos recaudados producto de la regularización de 13 mil 656 vehículos de procedencia extranjera, un recurso que según los lineamientos, retornará al estado para que el gobernador David Monreal pueda seguir dando banderazos de arranque de pavimentaciones y al menos tener algo que incluir en su informe de gobierno. Lástima que no son recursos de libre disposición y mucho menos que se puedan transferir a los municipios para atender sus necesidades más apremiantes.

No es gratuito que en las últimas dos semanas la agenda del mandatario se haya concentrado en giras por los municipios para la entrega de apoyos (principalmente federales).

La nueva gobernanza lleva casi nueve meses con una administración paralizada y como hay plazos para la entrega del primer informe de gobierno, algo deben informar (valga la redundancia) más allá de tener un récord en manifestaciones, como la que se prevé para este jueves a manos de docentes que tomarán las instalaciones de la Secretaría de Educación de Zacatecas debido, nuevamente, a la falta de pago.

En la burbuja de la nueva gobernanza, en Zacatecas las cosas marchan de maravilla y ante la incapacidad recurrente, siempre les queda la opción de recurrir a los voceros oficiosos o las “herencias malditas”. ¿Este es el cambio por el que votaron los zacatecanos?

Otra vez el Issstezac

Minutos después de las 7 de la tarde de este miércoles, el Issstezac comenzó con la dispersión de pensiones y jubilaciones que sí o sí, deben depositarse a mediados de cada mes.

El tema viene a colación porque el abogado Jorge Rada logró que el Juzgado Segundo de Distrito emitiera una resolución en la cual se ordena el pago del aguinaldo a un jubilado, y la Junta Directiva cuenta con solo tres días para acatar esta sentencia que es definitiva, que ya no da lugar a impugnaciones, so pena de incurrir en sanciones.

Y no solo eso, también se instruye al gobernador David Monreal que requiera el pago inmediato a la Junta Directiva y se acredite debidamente ante el juez, pues de lo contrario también se le aplicarían sanciones.

Lo importante de esta resolución es que se trata del primer caso donde se da la razón a jubilados y pensionados en torno a la legalidad del aguinaldo, y que contradirían la observación que realizara en su momento la Auditoría Superior del Estado (ASE) para que dejara de entregarse.

Así pues, con este antecedente, se espera que los más de 400 casos acumulados donde se reclama el pago del aguinaldo (que representaría unos 140 millones de pesos) sean ganados en el mismo sentido en los tribunales en las próximas fechas, algo que volvería a meter en aprietos al Issstezac.

Cierto es que el Instituto no atraviesa por su mejor momento, y así lo reconoció el director general José Ignacio Sánchez González (otro metido a la “nómina secreta”) en entrevista para el Sistema Zacatecano de Radio y Televisión (SIZART).

Solo que la lengua se le fue de más y, hablando de los adeudos del Colegio de Bachilleres del Estado de Zacatecas (COBAEZ), dijo categóricamente: que paguen y se vayan. Es decir, en el Issstezac ya no habría lugar para pagar a pensionados y jubilados del COBAEZ.

Con esa insensibilidad del director general del Instituto, ¿quién podría dudar sobre el justo reclamo de pensionados y jubilados, violentados en sus derechos?

Lo cierto es que urge a la nueva gobernanza la aprobación de una reforma a la Ley del Issstezac que le dé un respiro a sus finanzas, pero como la 64 Legislatura sigue trabada en vendettas y la lucha por “cargos y oficinas”, difícilmente transitará su solicitud.

Denuncian a Uswaldo Pinedo

Por si la nueva gobernanza no tuviera problemas suficientes, este martes personal de salud anunció que fue interpuesta una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de Uswaldo Pinedo Barrios, quien hace las veces de líder sindical del IMSS y de Secretario de Salud de Zacatecas.

La denuncia es por los presuntos delitos del ejercicio indebido de la función pública, falsificación de documentos y falsedad de declaraciones. Esas fichitas hoy toman las decisiones en la nueva gobernanza y ni siquiera por calidad moral se han separado del cargo mientras se desarrollan las investigaciones, tal como en la “estafa legislativa”, que a la fecha sigue sin tener consecuencias.

Todo bien en el pueblo donde no pasa nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.